¿Por qué la orientación de la vivienda es importante para la elección de una ventana?

Por Siempre Aluminio

El sol es una fuente de energía que podemos utilizar para disminuir el consumo energético de nuestra vivienda. Esto depende de la orientación de las fachadas ya que, la entrada de sol por las ventanas y puertas de una casa no es uniforme a lo largo del día y tampoco en las distintas estaciones del año.

El objetivo de la orientación es aprovechar al máximo la trayectoria del sol, optimizando así la energía solar para crear confort y obtener mayor eficiencia energética. Los espacios ganan visualmente en amplitud si están bien iluminados y proporcionan mejor calidad de vida que si están sombríos. Además, una vivienda bien orientada puede permitir un ahorro superior al 70% en el consumo de climatización e iluminación de nuestra casa.

Durante todo el año, el sol, sale por el este y se pone por el oeste, describiendo un arco. Este arco tiene matices que cambian a lo largo del año y varían también, según el hemisferio en el que nos encontremos.
En el caso de Argentina ubicada en el hemisferio Sur, se recomienda orientar las habitaciones de esta forma:

*Orientación Norte
El norte es el punto cardinal que más sol recibe en el día. Se recomiendan ventanas con vidrio que tenga la capacidad de mantener el calor y factor solar medio para evitar sobrecalentamientos y, que recoja parte de la energía gratuita del sol en invierno. Para reforzar esa protección solar, se recomienda rever en el diseño de la vivienda que se cuente con aleros o semicubiertos. Otra posibilidad es instalar luego, toldos, persianas o cortinas. Lo ideal es construir con esta orientación las habitaciones donde podés aprovechar la luz como el living y la galería.

*Orientación Sur
Las fachadas situadas al sur no están tan expuestas a la radiación solar, solo en las primeras horas de la mañana. Como no entra tanto el sol, es recomendable contar con ventanas con mayor superficie vidriada y marcos sutiles, como los del aluminio, para que pase la mayor cantidad de luz posible sin que haya excesivas pérdidas de calor.

También es recomendable que los vidrios sean bajo emisivos, de este modo, los cristales actúan como un abrigo que mantiene el calor de la calefacción en las habitaciones gracias a su ‘efecto rebote’. Hacia el sur están las habitaciones que no dependen de luz natural o que no requieren ser asoleadas, como los baños, el lavadero, escaleras y pasillos.

*Orientación este y oeste
En este caso, la radiación solar es directa, en la mañana por el este y en la tarde por el oeste, por lo que conviene instalar las ventanas exteriores con vidrios de protección solar alto que sea capaz de reducir el calentamiento de los espacios interiores y los deslumbramientos. Es recomendable que la cocina se ubique al este, donde pasamos la mayor parte de la mañana.

Hacia el oeste se ubican los dormitorios para que los últimos rayos del sol den a la habitación y alcance a calentarla para dormir. Si preferís el que entren los rayos del sol de la mañana es mejor orientarlos hacia el Este.
Recorrido del Sol en invierno y en verano en el hemisferio sur.
En el hemisferio norte se da el mismo proceso, solo que es la orientación sur la que más radiación recibe en vez de la norte.

Views All Time
2
Views Today
11