¿Por qué necesitamos más edificios verdes?

sdr

Las ciudades del mundo ocupan solo un 3% de la tierra, pero representan entre el 60% y el 80% del consumo de energía, y el 75% de las emisiones de carbono. Los factores que inciden en estos porcentajes son muchos, pero no siempre se tiene en cuenta cómo influye algo tan elemental como el lugar en que habitamos y cómo lo construimos. Los edificios y la actividad de la construcción generan casi el 40% de las emisiones de CO2 a nivel mundial y consumen el 36% de la energía no renovable a nivel global.

¿Cómo desarrollar, entonces, proyectos constructivos sustentables que nos permitan acceder a nuevas formas de habitar, más amigables con el medio ambiente? ¿Cuáles son hoy las soluciones tecnológicas accesibles que nos permiten optimizar los recursos naturales, disminuyendo el impacto ambiental de los edificios sobre el medio y las personas?

“Cuando hablamos de arquitectura sustentable, el concepto fundamental es el de eficiencia energética. No se trata únicamente de un cambio hacia formas limpias de generación de energía, implica también pensar cuáles son los materiales que utilizamos y de qué manera lo hacemos. Por ejemplo, colocar un buen aislamiento, reemplazar materiales que tienen mucha pérdida térmica, aprovechar y conservar mejor el agua,” explica Pablo Greco, CEO de la empresa Hissuma Solar, consultor y desarrollador de proyectos basados en energías renovables.

Continúa describiendo: “Otra posibilidad, que recién empezamos a conocer en Argentina pero que ya fue altamente adoptada en el mundo por su eficiencia, es el uso de la bomba de calor. Utilizando la aerotermia, la energía y temperatura del aire, ahorra energía eléctrica y consume un 25% de la energía que consumiría una caldera. Hay un montón de elementos que hoy se pueden utilizar para lograr una mejor calidad de construcción, que no necesariamente tienen un mayor costo y que a la vez son completamente funcionales.”

Una cuestión generacional
Para las nuevas generaciones, quienes, por ejemplo, tienen a Greta Thunberg como emblema, la cuestión del cambio climático y la emergencia ambiental es parte de su cotidiano, por eso celebran y promueven este tipo de cambios. Pero para las generaciones anteriores, lo sostenible sigue siendo un poco ajeno. Cuando se trata del hogar, hay fantasmas como el de la durabilidad de los materiales o el supuesto costo económico mucho mayor que siguen desalentando la incorporación de tecnologías sustentables o el desarrollo de nuevas edificaciones con este tipo de construcción. Así lo explica el especialista de Hissuma:
“Los jóvenes tienen incorporado el chip sustentable, en cambio, a la generación que hoy está pudiendo acceder a la vivienda, le cuesta más. Muchas veces, cuando uno hace una casa, un edificio de oficinas o de viviendas, en lo único que piensa es en la manera ahorrar para que la construcción salga más barata. Así, se pasa por alto que incorporar una calidad superior de ventana o un mejor aislamiento en la pared puede llegar a ahorrar energía”.

Agrega: “Nosotros planteamos un tipo de construcción distinta, con mejor aislamiento, con energía solar térmica para calentar agua, energía fotovoltaica en el edificio en general y con un sistema de domótica. Todo esto está aplicado a la eficiencia energética, pero además suma prestaciones. Por ejemplo, el respaldo que puede brindar un sistema que funciona con energía solar, donde los ascensores, bombas de agua y sistemas de seguridad puedan seguir funcionando en caso de corte.”

Un marco común que propicie el cambio
En Argentina, si bien el sector de las energías renovables es uno de los que ha sido más incentivado en los últimos tiempos (como con las diferentes rondas del Plan Renovar, el MaTer, el PERMER o la Ley de Generación Distribuida), en cuanto a la construcción todavía falta un marco que propicie este tipo de emprendimientos.
“A veces, lo que se necesita para motivar el cambio es una norma común. Por eso es importante el rol del Estado, quien debe estar presente para normar la construcción, para que constructores y desarrolladores mantengan la calidad y la eficiencia energética. Dentro del país, la provincia de Santa Fe es la más avanzada en el tema, cuenta con una ley que comienza a hablar de premiar a las casas que tengan mayor eficiencia. En algunos países, se le da a cada construcción una determinada cantidad de puntos, de acuerdo a la eficiencia energética que poseen, similar a lo que conocemos aquí para los electrodomésticos. En función de eso tienen un determinado valor de impuestos por pagar y hace que quien compre esa casa sepa si va a gastar mucho o poco, si funciona eficientemente o no,” explica Greco.

Conjugando lo tradicional con lo sustentable
Lo cierto es que, a pesar de los obstáculos, paulatinamente se va adoptando más y más este tipo de construcciones, tanto para reformas como para proyectos nuevos, combinando en muchas ocasiones los típicos materiales y técnicas constructivas que conocemos con lo sustentable. Mejores prestaciones y una mayor capacidad de ahorro a largo plazo, junto con la cuestión ambiental parecen ser los atractivos que nos llevan a modificar la forma en que diseñamos, renovamos y construimos los espacios que habitamos en las ciudades. Así lo asegura el experto en energías renovables:

“Es clave conjugar la arquitectura sustentable con la tradicional. Ese es el desafío, no centrarse tanto en la cantidad de energía a generar, sino cambiar materiales inertes como puede ser una fachada de acero, un revoque o una pintura, por materiales que tengan un costo parecido pero que tengan todo el plus que le otorga la sustentabilidad. Por ejemplo, nosotros hicimos un proyecto en el cual cambiamos una fachada de piel de acero por paneles solares, casi al mismo valor. Entonces, por un lado el desarrollador no invirtió más y por otro, tiene una fachada que no solo le da una ventaja estética sino también desde el punto de vista de la generación de energía.”

Y finaliza: “Pienso que nuestra tarea es informar, generar conciencia de lo que este cambio significa. El beneficio que brinda un edificio que tiene eficiencia energética no es para una persona particular, sino que es colectivo. Genera menos costo, consume menos energía, es más eficiente y menos contaminante, entonces beneficia a su comunidad, a su ciudad y a todo el país. Esto debemos entenderlo a nivel mundial también. Para ello existen los acuerdos internacionales y en base a esos acuerdos debemos seguir avanzando en la legislación para poder premiar la eficiencia energética y seguir incorporando las opciones sustentables en nuestro día a día.”

Views All Time
2
Views Today
3