Technal lanza Tigal, la nueva deslizante con prestaciones de practicable

El pasado 2 de abril, Technal hizo la presentación mundial, desde Barcelona, de su nueva serie Tigal, la nueva “practicable deslizante con prestaciones únicas”, como afirman los responsables de la marca. La presentación se hizo desde la sede de la Fundació Miró ante un centenar de personas y se retransmitió por ‘streaming’ a Lisboa, Toulousse, Dubái y Singapur.

Sistema deslizante Tigal, de Technal.

La presentación de Tigal corrió a cargo de Werner Jager, especialista en envolventes de edificios y director técnico del grupo Hydro para los mercados de la zona DACH (Alemania, Austria y Suiza), quien puso el marco social, climatológico y demográfico que dará origen a un cambio en el paradigma de construcción de las ciudades del futuro y de las necesidades y prestaciones que se demandarán a los productos de construcción, sobre todo las ventanas.


Werner Jager, en un momento de su exposición. Foto: Job Vermeulen.

Así, Jager explicó que paulatinamente la población mundial se ha ido concentrando en núcleos urbanos, tendencia que llevará a que en 2050, el 70% de las personas vivirá en ciudades. Esto supondrá el incrementos de la contaminación acústica y el coste de los inmuebles. La evolución del desarrollo urbano pasará por una construcción vertical de los edificios, dando lugar a inmuebles de gran altura que acogerán viviendas, espacios comerciales, oficinas, gimnasios e incluso hoteles.

Asimismo, el cambio climático que está experimentando el planeta también va a afectar a las condiciones de confort y habitabilidad de los espacios de residencia, trabajo y ocio de las personas. Se estima que las zonas próximas a los océanos y al mar experimenten fenómenos similares a huracanes y grandes tormentas, incluso en zonas con climatologías no acostumbradas a ello.

Cerca de un centenar de personas llenó el auditorio de la Fundació Miró de Barcelona en la presentación mundial de la serie Tigal. Foto: Job Vermeulen.

Igualmente, el envejecimiento de la población también influirá en las condiciones de habitabilidad en las viviendas, con lo que se necesitará que los accesos entre espacios de las viviendas esté libre de obstáculos y facilitar al máximo la maniobra de apertura de elementos como puertas y ventanas.

Teniendo en cuenta todas estas circunstancias, es evidente que todas estas nuevas construcciones, cada vez más elevadas, deberán ofrecer unos espacios para vivir, trabajar y relacionarse optimizados, luminosos y tranquilos. Así, en la elección de ventanas correderas las últimas tendencias apuntan hacia modelos que permitan utilizar la mayor cantidad de superficie acristalada posible y que a la vez cuenten con unas prestaciones acústicas y de hermeticidad compatibles con esas nuevas necesidades.
Tigal, deslizante de grandes prestaciones

Las grandes edificaciones verticales que se construirán en las ciudades serán el marco idóneo para las correderas Tigal.Foto: Job Vermeulen.

Teniendo en cuenta todos estos condicionantes, Technal ha desarrollado Tigal, un nuevo modelo híbrido que incluye las ventajas de una ventana corredera y las prestaciones de una practicable. El desarrollo de esta serie se inició hace tres años después de una sugerencia procedente del mercado asiático, que luego se apreció que podía tener una aplicación global.

Gracias a su acristalamiento de grandes dimensiones aprovecha el espacio al máximo y facilita que se pueda prolongar hacia las terrazas. En su diseño destacan las líneas depuradas y los accesorios ocultos. También innova con su sistema de microventilación protegido y por ofrecer una manipulación flexible y silenciosa. Dispone de un sistema central de estanqueidad patentado cuatro veces más eficiente que el de una corredera corriente, asegurando la mayor comodidad tanto acústica como térmica en el interior.

El 70% de los materiales y componentes de este modelo son reciclables y duraderos. La extrusión de sus perfiles de aluminio se puede realizar con Aluminio 4.0, un tipo de aluminio que cuenta con una huella de carbono inferior a 4 kg de CO2 por cada Kg de aluminio utilizado, convirtiéndolo así en un modelo mucho más sostenible, teniendo en cuenta que la media de huella de carbono se ubica en los 8kg.
Características de Tigal

Sistema Tigal expuesto en la Fundació Miró.Foto: Job Vermeulen.

Tigal ofrece apertura por desplazamiento con separación interior de 6 mm y traslación de la hoja que se abre en paralelo a la parte fija. Dispone de sistema híbrido con cierre perimetral multipuntos y sistema de estanqueidad patentado.

El sistema está disponible en alturas posibles de suelo a techo hasta 2,70 m y anchura de 4 metros, en composición de hoja + fijo. Puede soportar un peso de hasta 300 kg por hoja, con un espesor del acristalamiento de hasta 52 mm.

Admite diseño de hoja vista u oculta, con herraje y drenaje ocultos.

Render de la serie Tigal, de Technal.

Dispone de microventilación, con desplazamiento de 6 mm de la hoja y bloqueo en posición de seguridad. Asimismo, para facilitar el paso entre estancias, dispone de un perfil empotrado de 15 mm de altura.

Detalle de la serie Tigal. Foto: Job Vermeulen.

Una vez acabada la presentación en ‘streaming’, los asistentes al encuentro en Barcelona atendieron las explicaciones sobre el sistema de Ángel Ripoll, director de marketing de Technal, así como una ponencia de Claudia de la Torre sobre sobre el papel del aluminio en la sostenibilidad de la construcción.

Tras la presentación del sistema Tigal, los asistentes tuvieron la oportunidad de realizar una visita guiada por la Fundación y de conocer las propiedades del sistema con una muestra expuesta en el jardín de la Fundación.

Visita a la Fundació Miró por parte de los asistentes a la presentación de Tigal. Foto: Job Vermeulen.
Fuente: José Luis París 04/04/2019

Views All Time
2
Views Today
2